Ir al contenido principal

Pedagogía: las dos caras de un mismo sistema (Por Ezequiel Espina)

Cuando pensamos en el orden educativo institucional sabemos que hay algo claro e indiscutible, su obligatoriedad. Este carácter ha producido una "naturalidad” o paso obligado de todo sujeto para su posterior inclusión en la sociedad. Ahora, cabe preguntarnos si el sistema educativo nos prepara para desenvolvernos en el estado de cosas actual o prepara sujetos para “un mejor porvenir”.

Vamos a distinguir entonces dos teorías, por un lado el optimismo pedagógico, y por otro lado el pesimismo pedagógico. Quienes adhieren a la primera profesan que la educación, y por ende las instituciones educativas, son una herramienta de cambio social. Desde esta perspectiva, las condiciones objetivas externas del sujeto, no representan un impedimento para el ascenso social del mismo y una modificación de su condición, lo cual llevado a un nivel macro, representa un cambio significativo en el entramado social y se afirma como herramienta de transformación.
Esta concepción arraigada desde la modernidad, perdura en el imaginario social de la época y en innumerables discursos que a continuación intentare refutar a partir de algunos puntos de la teoría contraría.
Aquello que llamamos “teoría del pesimismo pedagógico” surge como una severa crítica a la teoría antes descripta. La misma expresa que el modelo educativo configura una herramienta del mantenimiento del “status quo”, ¿de qué manera? Reproduciendo las mismas condiciones objetivas externas dentro de los establecimientos, y así, se afianza como herramienta de reproducción del orden social hegemónico.

¿Qué fenómenos ayudan a sostener esta postura?
Dos Guerras Mundiales, genocidios, armas de destrucción masiva, hambre y pobreza dan cuenta de una severa falla en la noble tarea plasmada en los discursos optimistas de la educación. Pensemos ahora en las condiciones actuales de las instituciones educativas más próximas. Altos índices de repitencia, casos de violencia institucional, deserción masiva en los primeros años de la universidad, colegios públicos con serias deficiencias edilicias que se transforman en un impedimento para respetar el calendario escolar, etc. Estas cuestiones nos hacen pensar que las instituciones educativas son sumamente permeables a las condiciones externas que traen los sujetos, y contrariamente al imaginario, no se las compensa o mejora sino que se las reproduce. Esto quiere decir que se legitima el orden social bajo la apariencia de un relato inclusivo y de fe en el progreso.
Sin ningún tipo de dudas la educación es un instrumento de progreso, pero no en términos masivos, ya que está más que evidenciado que las condiciones externas del individuo limitan el alcance del mismo.  Nótese que del bajo índice de progreso institucional en los niveles secundarios y universitarios pertenecen en su amplia mayoría a un determinado estrato social.
 Sin ánimos de ser extremista, debo reconocer las excepciones, pero interpelo a que los lectores reflexionen en base a sus vivencias personales si logran reconocer en su paso por las instituciones educativas estos aspectos antes narrados.

Comentarios

  1. lo que estas dando a entender es que la educación no sirve para transformar la realidad ??

    ResponderEliminar
  2. Si considero que la educación es una herramienta de cambio social, pero no desconozco que existen dos fuerzas que pujan con intereses contrapuestos. Además, con este escrito quiero demostrar que las falencias del sistema educativo no son casuales ni inocentes...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El concepto de SOCIALIZACION en Pedagogía (Por Gastón Coronel)

Para cualquiera que se acerque a algún estudio humanístico es frecuente encontrarse con conceptos que aparentan ser obvios, pero que resultan muy difíciles de comprender. Ya sea porque abarcan muchas variables con su significado, o porque tienen varios significados posibles; de manera que, estudiemos Filosofía, Psicología, Sociología, Derecho, Pedagogía, o cualquier otra disciplina humanística, no escaparemos a ciertos conceptos que les son comunes y nos complican bastante el acceso a su conocimiento. Generalmente, la dificultad de estos términos radica en su origen; es decir, cada concepto característico de éstas áreas de saber tiene su origen en alguna discusión en la que por lo general participaron dos o más corrientes de pensamiento, y esas miradas encontradas plasmaron de modo diverso alguna variante del significado en cuestión. Uno de estos conceptos tan controversiales es el concepto de SOCIALIZACION, y ya sea que hablemos de la familia, de la escuela, de las instituciones de …

ABORTO: IMPLICACIONES DEL NUEVO CÓDIGO CIVIL... (Por Ezequiel Espina)

Si bien la discusión en torno al debate sobre el aborto se centra puntualmente en la órbita del Derecho Penal, la realidad es que existen vertientes de interés para discutir frente al posible impacto o injerencia en y de otras ramas de nuestro Derecho. El objetivo del presente escrito es iniciar una reflexión y debate de algunos de los institutos del nuevo Código Civil y Comercial que hacen a pensar con más profundidad la cuestión de la despenalización. En primer lugar, existen variaciones sustanciales respecto del comienzo de la existencia humana, aunque se siguen los mismos principios contenidos en la legislación anterior, a saber el actual Artículo 19 establece: “La existencia de la persona humana comienza con la concepción.” La modificación introducida (el artículo 70 del antiguo código establecía “desde la concepción en el seno materno”) no hace distinción en cuanto al origen de la concepción, sea entonces dentro o fuera del vientre materno. De tal forma, la primera polémica gira…

Democracia y delegación de Poder (Por Ezequiel Espina)

Si bien se desprende de su misma definición, cuando hablamos de DEMOCRACIA,  hacemos alusión al "gobierno del pueblo", pero agotar allí el análisis de la etimología obviando la esfera que podríamos llamar "ontológica" sería un error a mi criterio. Un sin fin de discusiones sobre el modo de ejercer dicho poder, pero quisiera ahora contraponer dos: Democracia Delegativa vs Democracia Representativa.
A continuación esbozare un breve pero no menos abarcativo análisis sobre la primera de ellas.
El Articulo 22 de nuestra Constitución Nacional comienza diciendo:

“El pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de sus representantes y autoridades creadas por esta constitución (…)”[1].Con esto,  la Carta Magna establece la representatividad como uno de los caracteres de la forma de gobierno (ya expuesto también en el artículo primero), lo cual produce el fenómeno que en boca de Bernand Manin sería: 
“Los gobernantes no son solamente individuos distintos que ocupan una posición…