martes, 30 de diciembre de 2014

¿Qué es lo que realmente estamos enseñando? (Por Lucas Ferraris)




Varias veces me pasó que, mientras estoy de visita en la casa de algún familiar o conocido, que se me acerca algún chico para que le ayude con algún deber de la escuela. Me muestran lo que están haciendo, algunas hojas borrador y una fotocopia con una guía de problemas de matemática o física. Normalmente quieren saber cómo se hace tal cosa, o que les diga si el problema que resolvieron está bien hecho.



Entonces empecé a ver una realidad que se repite en muchos colegios. Los profesores dictan algún tema en particular y reparten guías de problemas para que los chicos resuelvan. Generalmente los problemas se resuelven usando ciertas fórmulas matemáticas "misteriosas" (porque nadie sabe de dónde salieron) que los maestros les dan a los alumnos, para que reemplacen números y calculen otro número: el resultado. 

A esta altura ya no importa qué problema físico estemos resolviendo, ni siquiera importa entender qué está pasando, o qué estamos calculando. Lo único que el alumno tiene que saber es qué formula usar, ingresar los números correctamente y calcular el resultado.



Cuando la física para muchos podría ser una ciencia interesante, donde se investiga el comportamiento de la naturaleza. Desde la fuerza de gravedad que hace que las cosas caigan en la superficie y que los planetas giren en órbitas elípticas alrededor del Sol, hasta la electricidad que nos permite entender tanto el funcionamiento de un electrodoméstico como la formación de rayos en la atmósfera terrestre.

Pero ninguna de todas estas cosas entusiasman a nuestros estudiantes. ¿Porque? Porque se lo ocultamos todo detrás de fórmulas complicadas y cálculos matemáticos difíciles de hacer, que no deberían ser fundamentales para entender física. Por lo menos no en el nivel secundario.



Con las matemáticas pasa algo similar. Con la intención de llenar las materias de un montón de contenidos cada vez más avanzados, se nos escapa que los chicos ya no razonan lo que están haciendo. Los acostumbramos a aprenderse una receta dictada por el profesor o un libro, y seguirla al pie de la letra, en vez de buscar que cada uno intente buscar la solución al problema y que vaya creando su propio camino.

Esto no sólo desmotiva y aburre al estudiante, sino que además les estamos enseñando a repetir lo que otros hicieron, sin siquiera analizarlo y criticarlo. Al menos preguntarse por qué lo hacemos así y no de otra manera, o si los resultados a los que llegamos tienen sentido. ¿Acaso el pensamiento crítico no debería ser uno de los pilares fundamentales de la enseñanza en cualquier nivel?



miércoles, 17 de diciembre de 2014

Carta a un adiós eterno (Por Camila Coronel)

Perder a un ser querido es muy doloroso, se comienza a sentir la soledad. El llorar se convierte en una actividad individual y clandestina.
            Los recuerdos florecen en la piel, antes y después, todo aparece en la memoria, de a poco. Cada cosa pequeña aparece para fortalecer el recuerdo de esos tiempos. Así como la rutina o simplemente los sentimientos encontrados.
            Sentimientos, sean cuales sean y dirigidos a quienes sean, tomando cualquier dirección, ya sea religiosa, científica, mental, todos llegan a un ocaso de preguntas y dudas.
            Se empieza a poner en tela de juicio acciones pasadas, que tal vez afectaban o no la situación, ¿Podrían haber cambiado el futuro? Pregunta que aparece y desaparece, no solo para atormentar sino que también para reprochar errores pasados pero que al fin y al cabo queda inconclusa.
            El miedo empieza a nublar la vista, pensar en uno mismo o en el otro, aun sabiendo que nosotros si vamos a seguir en la realidad. Invadiendo los espacios vacíos, el miedo colonizó la mayor parte del cuerpo. Dejando a la luz un pensamiento basado en una simple pregunta ¿Qué hubiese sucedido si pasaba lo contrario? Y si se enfrentaba el miedo, que más se podría haber hecho en ese momento, ¿No llorar y sonreír? Sabiendo que la realidad golpea la puerta, ¿Se podría mirar por la ventana? Dejar que una simple excusa decolore el último momento, y escapar por el camino del silencio hasta esperar un rayo de luz para descubrir el error. Descubrir el momento de debilidad donde no podemos ver la realidad de un adiós eterno.
            Donde decidimos escapar, correr lo más lejos que se pueda, sin pensar el qué dirán, sin pensar lo que estamos haciendo, lo que estamos abandonando en su último momento. Sin poder otorgar su última alegría, que tan solo es una más para nosotros, pero la última de ellos.
            Sin embargo, evadirlo no lo hace menos doloroso, porque no ver la realidad lo hace aún más doloroso. Ya que nos debemos conformar, luego de caer en el abismo de la realidad, con mirar un simple pedazo de tierra con un florero lleno de flores secas de vida. Pero lo que aparentemente no logra cansarse es la mente, porque con cada recuerdo convence a cada una de todas las células del cuerpo con que se puede llegar a encontrar alguna esperanza, y luego cae la realidad infaltable.
            La realidad, que aclara todos los términos que nadie quiere saber, todo lo que se arrebata en un solo segundo, el adiós eterno. Sale a la luz lo que faltaba, buscar un culpable, tarea que no era muy difícil, pero ¿Había alguno? ¿Acaso se podía tachar con el nombre del delito al Destino? De nada serviría encontrar culpable.
           
No queda nada más que refugiarse en los recuerdos que iluminan el camino, los mejores momentos, donde existía felicidad sin miedo. Nada lograría olvidar ni lo malo ni lo bueno, pero depende de cada uno en donde se enfoca la mirada. Cuanto más fuerte sean los recuerdos más perduraran en los años que siguen, porque el olvido puede ganar en ciertas partes, como olvidar perfumes, gestos, miradas, pero si nuestra memoria puede reprocharnos los errores ¿por qué no mostrar los mejores recuerdos?, los seres queridos que perdemos, viven en los recuerdos de los demás. Depende de nosotros desear que la luz llegue a la herida del alma.
            Un adiós inconcluso por miedo a la realidad, debe llegar a destino para aliviar el dolor del alma. Olvidar no sería la forma ¿O tal vez si?, pero recordar lo bueno intentaría consolar un corazón desgarrado y un alma herida. No les entrego una solución para superar una pérdida de un ser querido, porque aún no la he encontrado, pero después de largas noches de razonamiento y atardeceres de melancolía, además de cuatro largos años, solo logro contarles una pequeña parte de lo que sentí al perder un ser querido. Y aun sin lograr desprenderme del dolor, les dejo el relato de los sentimientos que sufrí al perderlo.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

4 claves para hablar de DEMOCRACIA (Por Gastón Coronel)


El 10 de Diciembre se celebra en Argentina el "Día de la restauración de la Democracia", conmemorando la asunción de Raúl Alfonsín como Presidente en 1983, luego de la oscura época del genocidio de Estado. Como es de esperar, en esta ocasión se escuchará la palabra democracia en cada medio de difusión del país, y muchas personas saldrán a hacer gala de una docta mirada de este régimen de gobierno. Sin embargo, a lo largo del año se pueden apreciar numerosas posturas reaccionarias tan contrarias a los valores y principios democráticos como las de representantes históricos del horror; incluso con perspectivas impulsadas, sostenidas y difundidas por algunos medios de comunicación persiguiendo intereses nefastos de desestabilización del sistema plural de opinión, gestión y gobierno.


Este fenómeno contradictorio se hace notar si uno compara las expresiones faranduleras de muchos políticos  (tanto en ejercicio, como disfrazados de periodistas) en la televisión o la radio, para cumplir con la exigencia del momento conmemorativo de exaltación de la democracia, con las posturas frente a temas delicados como la delincuencia juvenil, los derechos de las minorías, los reclamos gremiales, etc. Es allí donde queda evidenciada la contradicción, y planteado el problema: ¿Qué entendemos por Democracia? ¿Es solo una palabra bonita para adornar discursos políticos o es realmente un valor primordial de la vida política?

Siendo fieles al espíritu de este humilde blog, que se sintetiza básicamente en aumentar el flujo de información útil para potenciar los debates y enriquecer la mirada de nuestros lectores, ofreceré                  4 claves para hablar de Democracia; las cuales, a mi entender, son esenciales para llevar a cabo un debate político profundo y desprendido de los prejuicios que lastiman la opinión pública malintencionadamente.

Clave 1: Todo régimen de gobierno que se diga democrático debe contar con un sistema de partidos políticos plural. Esto significa que no debe primar la "univocidad" u "homogeneidad" de pensamientos o ideologías políticas; sino por el contrario, debe reconocerse la proliferación de miradas auténticas sobre la realidad social, que se reconocerán parciales, pero con legítima pretensión de verdad. Sumado a este plano de opinión, también debe estar unido el institucional; es decir, es preciso que cada manifestación ideológica tenga libertad de asociación y formalización de su unión en un espacio físico reconocido jurídicamente, sin persecuciones ni coerciones por su elección de pensamiento y reguladas por una normativa efectiva.


Clave 2: Para poder hablar de Democracia es necesario contar con un sistema electoral legítimo y transparente. Es decir, una modalidad justa y no corrompida de elección de los representantes de cada ciudadano en el gobierno, y los funcionarios encargados de la gestión de las políticas que hacen a la vida de cualquier individuo. En nuestras sociedades contemporáneas la expresión más significativa de esta modalidad es la vía del sufragio, universal, obligatorio y secreto. Pero un sistema electoral legítimo y transparente no implica solamente el depósito del voto en la urna y la ley que lo regule, sino que también tiene que ver con el fomento de la cultura democrática electoral, y la participación consciente, informada y comprometida del ciudadano a la hora de votar; ya que de este modo se evita la manipulación de la opinión y del accionar del pueblo a través de la ignorancia del mismo.


Clave 3: En el caso de la Democracia, es central la existencia de un mecanismo gremial y sindical de defensa de los derechos laborales que sea genuino. Esto es una serie de instituciones orientadas a la restitución de derechos vulnerados de los trabajadores, y su promoción, protección y ampliación. Es consustancial a la democracia la posibilidad real de todo trabajador de manifestar su descontento con su situación concreta o conjunta, y agruparse oficialmente en pos de conseguir una mejor calidad de vida. Para ello es muy importante contar con representantes gremiales y sindicales cercanos y comprometidos con los intereses y necesidades de cada área laboral correspondiente, y que accionen siempre atendiendo a los principios democráticos del diálogo, la construcción colectiva y el respeto mutuo. Un gremio o sindicato está corrompido tanto al negociar con el patrón a espaldas del trabajador, como al manipular al trabajador para usar a la masa como mecanismo de obstaculización, coerción o "apriete" con los gobernantes; en ambos casos actúa anti-democráticamente. 



Clave 4: Por último, y no menos importante, es necesaria en toda Democracia la autonomía formal y fáctica de poderes estatales. Como es sabido, la República es el lenguaje de la Democracia, y el Derecho su idioma. Es decir, que "Democracia", "República" y "Estado de Derecho" son entidades que están estrechamente ligadas, si se vulnera una de ellas, se vulneran las restantes por réplica. Uno de los principios republicanos fundamentales, el pilar elemental, es la autonomía de poderes del Estado; la cual hace referencia a la independencia formal y fáctica (esto es, "en la ley" y "en los hechos") de cada poder que conforma el Estado respecto de los demás. En este sentido, para que haya una Democracia legítima desde el punto de vista de los principios republicanos fundamentales, debe existir autonomía entre el Poder "creador de ley" (legislativo), el Poder punitivo de administración de Justicia (judicial), y el Poder Ejecutivo. Este equilibrio sostiene la dinámica del poder de modo tal que evita los excesos del despotismo o la anomia social, y se eleva como una organización que sopesa las funciones, responsabilidades y competencias de cada Poder para no viciar ninguna de ellas, y que se potencien.


Sin duda es muy probable (y ojalá que así sea) que se encuentren falencias en cada uno de estos puntos al enfocar el análisis hacia nuestra Democracia actual. Es posible que se enumeren circunstancias en las que se hallan corrompidos algunos aspectos de los aquí expuestos. Sin embargo, (y sin ánimos de defender ninguna bandera partidaria) creo que eso no habilita para concluir que no nos encontramos en una Democracia. Sino que el hecho de poder identificar estas claves en puntos centrales de la política actual, y su inclusión en el debate, da cuenta de que están presentes más allá de que haya cuestiones que puedan reverse para su mejoría. Esto forma parte de reconocerse en un momento histórico sin precedentes en materia de expresión democrática, y hallarse en la opción de APORTAR, CONSTRUIR, y ACCIONAR en pos de fortalecer nuestra democracia, para que no sea solo una palabra linda que adorna los discursos de algunos políticos y periodistas de farándula, sino que sea una idea reguladora de nuestro compromiso como ciudadanos.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

#PresosConAguinaldo (Por Ezequiel Espina)

Hoy nos convoca un tema que se torna más que polémico por una cuestión muy simple: no se recurre a la fuente originaria.
Posiblemente se encuentre hoy frente al televisor o frente al periódico que regularmente lee y note un fallo de jueces nacionales o una opinión llena de ira por la remuneración otorgada a quienes se encuentran en las cárceles privados de su libertad. 
Para que no caigan en el engaño que produce el juego de palabras, vamos a distinguir bien lo que es el salario de lo que es un subsidio
Salario se define como la remuneración que un trabajador percibe por brindar su fuerza de trabajo, mientras que se traduce como subsidio a la prestación pública asistencial de carácter económico y de duración determinada. El primer problema que reconocemos es que en los medios se habla de un subsidio de $4400 para quienes se encuentran privados de su libertad y luego agregan también el tema del "aguinaldo", concepto que se define como sueldo anual complementario, por ende es algo propio del sueldo y no del subsidio. Recordemos también que el monto antes mencionado se corresponde con el sueldo mínimo que la ley determina. Reitero, sueldo y no subsidio. Soy insistente con esto porque quiere decir que alguien realiza tareas y cobra por ellas como cualquier otro ciudadano común. 
Quiero ahora que repasemos juntos algunos puntos normativos, será breve, prometo no aburrirlos.
El articulo 18 de la Constitución Nacional proclama que las cárceles de la Nación serán (...) para seguridad y no para castigos de los reos detenidos el ella (...). Y para ser más claros, el único Derecho del que se debiere privar a la población penitenciaria es el de la libertad de locomoción.
El articulo 14 bis de la Constitución Nacional dice entre otras cosas: "igual remuneración por igual tarea".  Por ende nadie podría estar privado de lo que la Ley 20744 (Régimen de Contrato de Trabajo) proclama: salario minino vital y móvil, vacaciones pagas, sueldo anual complementario, asignaciones familiares, etc.
Vamos ahora a revisar que nos dice la ley de ejecución penal, osea la  Ley 24660, la cual en su articulo 120 especifica lo siguiente: 
"El trabajo del interno será remunerado, salvo los casos previstos por el artículo 111. Si los bienes o servicios producidos se destinaren al Estado o a entidades de bien público, el salario del interno no será inferior a las tres cuartas partes del salario mínimo vital móvil. En los demás casos o cuando la organización del trabajo esté a cargo de una empresa mixta o privada la remuneración será igual al salario de la vida libre correspondiente a la categoría profesional de que se trate.

Los salarios serán abonados en los términos establecidos en la legislación laboral vigente."
El articulo siguiente especifica: 
"La retribución del trabajo del interno, deducidos los aportes correspondientes a la seguridad social, se distribuirá simultáneamente en la forma siguiente:
a) 10 % para indemnizar los daños y perjuicios causados por el delito, conforme lo disponga la sentencia;
b) 35 % para la prestación de alimentos, según el Código Civil;
c) 25 % para costear los gastos que causare en el establecimiento;
d) 30 % para formar un fondo propio que se le entregará a su salida."


Con esto quiero decir que no se puede privar a alguien que cumple una pena de los Derechos que la Constitución y las leyes nacionales otorgan.

No quiero que crean que con esto salgo a hacer una apología del gobierno de turno, ya que la Carta Magna se modificó por última vez en el año 1994 y la Ley de Ejecución Penal data de 1996.

Considero que esta normativa citada es coherente con los Derechos indispensables que todo sujeto debe poder acceder, y creo que determinados intereses están tergiversando la información. 
El preso no cobra porque es preso, sino porque trabaja... 
... o mejor dicho, aquellos pocos que logran acceder al mercado laboral...

Y usted, ¿qué piensa sobre esto? 

martes, 2 de diciembre de 2014

Sisa, el paco griego

Sisa, el paco griego  por Francisco Tomás Petris

Hace unos años atrás cuando la delicada situación económica griega y su inestabilidad política comenzaron a difundirse por el mundo, escuché en un noticiero que Grecia seguiría una senda parecida a la que transitó Argentina a finales de los noventa; éste texto no hace más que reafirmar esa posición, desde una perspectiva distinta pero estrechamente ligada a la economía griega: la aparición de nuevas drogas.

Partiendo de la premisa de que hay un vínculo entre el auge de drogas baratas y letales, con una economía inestable y con los recortes presupuestarios a la orden del día, el Sisa es una nueva droga que ingresó en el mercado griego hace escasos años; es barata (la dosis vale entre uno y dos euros), implican un proceso de autodestrucción consciente (los adictos saben que no van a vivir demasiado si siguen consumiendo) y es de elaboración sencilla (los ingredientes clave son las baterías de flujo y ácido muriático). Seguro a muchos se les viene a la mente la imagen del paco y sus secuelas en todos los niveles, y es que no son tan distintas una de la otra, ambas tienen muchos puntos en común y son un reflejo de las crisis económicas que atravesaron Argentina y sigue atravesando Grecia.

Profundizando en el paralelismo entre sisa y paco, ambos surgen en un contexto socio-económico  crítico: Los recortes a salud no ayudan en nada, una deuda nacional muy elevada, caída de la calidad de vida, precarización laboral y una tasa de desempleo en la población menor de 25 años cercana al 60%. Obviamente, los consumidores son aquellos quienes más sufren  los embates y condiciones antes mencionadas.

Un punto de diferencia entre el paco y sisa se ve en la localización de los consumidores: En el caso de Argentina con el paco, se empezó a ver en las villas y sectores marginales de los sectores más urbanizados (y hasta el día de hoy el paco mantiene el status de “droga de los pobres”). En el caso de Grecia, los consumidores se congregan en las plazas de la zona céntrica de Atenas, o en los alrededores del centro. Hubieron casos en los que la policía y hasta los vecinos mismos se unieron para expulsar a los drogadictos y los policías encerrándolos temporalmente, pero en lo personal, creo que habría que encontrar una mejor alternativa que esas para poder solucionar una problemática tan delicada como ésta.

Encontrando otro punto en común entre ambas drogas, las dos no fueron en un principio tomadas como una problemática por parte de la agenda política nacional, salvando que en el caso del paco se pudo modificar tras varios años de presión y movilización, sumándole la alarmante escalada de violencia y narcotráfico en las villas del CABA.


Ciertamente el desencadenante de éste nuevo estupefaciente griego es la pésima situación económica en la que se encuentra el estado y que no creo que mejore a corto ni mediano plazo. Al menos a mí también me resulta interesante observar cómo este fenómeno se da en estas condiciones, el riesgo que supone para quienes lo consumen es mortal, el achicamiento del estado y la falta de apoyo por parte de las instituciones gubernamentales solo agravan el panorama; es como si todo esto fuera metido en una botella, mezclado y convertido en un coctel molotov narcótico que lo único que le falta es el fuego. Un claro ejemplo de que la desdicha de algunos es el beneficio de otros…

Archivo del blog

Derechos reservados

...
Con la tecnología de Blogger.

 

© 2013 Nueva Doxa. All rights resevered. Designed by Templateism

Back To Top