Ir al contenido principal

Escuela vs Instrucción virtual (Por Gastón Coronel)

El viejo Hobsbawn dijo una vez que “hasta el triunfo de la televisión, ningún medio de propaganda podía compararse con la eficacia de las aulas”
En ese entonces se temía por la existencia de la Escuela como institución y ese miedo era provocado por la emergencia de los primeros medios audiovisuales.
Sin embargo, hoy en día estamos en el comienzo del siglo XXI y pese a presenciar el nacimiento de nuevas tecnologías de comunicación más innovadoras que la televisión, todavía nuestros niños, niñas, adolescentes y jóvenes asisten a instituciones educativas pertenecientes al sistema formal. 

¿Cuáles son las fortalezas y las debilidades de la Escuela? ¿Qué la mantiene en vigencia y qué pone en peligro su devenir? ¿Puede existir educación sin Escuela?

La escuela como nosotros la entendemos nace, ya desde su origen, ligada a una función de socialización; y puede que este sea uno de los aspectos de mayor controversia al pensar en sus fortalezas y debilidades. En los inicios de la Modernidad, los ideales políticos y económicos de cambio y movilidad social exigían de la Educación la preparación del ciudadano para insertarse en la vida productiva y “participativa” de la Nueva Era; pero en una sociedad en la que la información básica de los quehaceres de ciudadano y trabajador están al alcance de cualquiera desde los medios virtuales de comunicación: 

¿cuál puede ser la utilidad de la institución educativa?

Es esta inmediatez y diversidad de la instrucción virtual lo que ha llevado a muchos a poner en duda la eficacia real de la Escuela; sin embargo hay pensadores que sostienen que existen hábitos, modos y valores que son de gran utilidad para cualquier Estado y sólo pueden ser inculcados a través de la relación constante y sistemática que se da en las aulas. Es por ello que la educación formal sería clave en la formación de individuos disciplinados, organizados, normalizados y sociables, aunque la información básica sobre el mundo la provean los medios virtuales. Pero, ¿cumple el sistema educativo con esta función?

La falta de motivación por parte de los estudiantes producida por una cantidad desmesurada de contenido desconectado de la realidad inmediata y cotidiana; la dificultad de los docentes para integrar los conocimientos y las vivencias del alumno por la exaltación de métodos poco versátiles y demasiado abstractos; la crisis de la figura de autoridad de los docentes motivada por los cambios sociales y políticos; y los extensos niveles de deserción a causa de la precariedad económica y el deterioro cultural de las mayorías, son algunos indicadores que se mencionan para alertar sobre la incapacidad de la Escuela Moderna para sobrellevar y enfrentar las problemáticas sociales que la afectan.

Esta situación, además de hacer emerger intentos políticos apresurados de “actualización” o “integración” de las instituciones educativas a las nuevas tecnologías multimedia, plantea interrogantes serios sobre qué valor tienen las prácticas educativas, qué se proponen y qué medios son más adecuados a sus fines. 

¿Debe la Escuela reducirse a la formación de ciudadanos normalizados? ¿Qué perfil de persona es deseable para la Educación? ¿Las nuevas tecnologías son un desafío o un peligro para las prácticas pedagógicas?


Comentarios

Entradas populares de este blog

El concepto de SOCIALIZACION en Pedagogía (Por Gastón Coronel)

Para cualquiera que se acerque a algún estudio humanístico es frecuente encontrarse con conceptos que aparentan ser obvios, pero que resultan muy difíciles de comprender. Ya sea porque abarcan muchas variables con su significado, o porque tienen varios significados posibles; de manera que, estudiemos Filosofía, Psicología, Sociología, Derecho, Pedagogía, o cualquier otra disciplina humanística, no escaparemos a ciertos conceptos que les son comunes y nos complican bastante el acceso a su conocimiento. Generalmente, la dificultad de estos términos radica en su origen; es decir, cada concepto característico de éstas áreas de saber tiene su origen en alguna discusión en la que por lo general participaron dos o más corrientes de pensamiento, y esas miradas encontradas plasmaron de modo diverso alguna variante del significado en cuestión. Uno de estos conceptos tan controversiales es el concepto de SOCIALIZACION, y ya sea que hablemos de la familia, de la escuela, de las instituciones de …

ABORTO: IMPLICACIONES DEL NUEVO CÓDIGO CIVIL... (Por Ezequiel Espina)

Si bien la discusión en torno al debate sobre el aborto se centra puntualmente en la órbita del Derecho Penal, la realidad es que existen vertientes de interés para discutir frente al posible impacto o injerencia en y de otras ramas de nuestro Derecho. El objetivo del presente escrito es iniciar una reflexión y debate de algunos de los institutos del nuevo Código Civil y Comercial que hacen a pensar con más profundidad la cuestión de la despenalización. En primer lugar, existen variaciones sustanciales respecto del comienzo de la existencia humana, aunque se siguen los mismos principios contenidos en la legislación anterior, a saber el actual Artículo 19 establece: “La existencia de la persona humana comienza con la concepción.” La modificación introducida (el artículo 70 del antiguo código establecía “desde la concepción en el seno materno”) no hace distinción en cuanto al origen de la concepción, sea entonces dentro o fuera del vientre materno. De tal forma, la primera polémica gira…

Democracia y delegación de Poder (Por Ezequiel Espina)

Si bien se desprende de su misma definición, cuando hablamos de DEMOCRACIA,  hacemos alusión al "gobierno del pueblo", pero agotar allí el análisis de la etimología obviando la esfera que podríamos llamar "ontológica" sería un error a mi criterio. Un sin fin de discusiones sobre el modo de ejercer dicho poder, pero quisiera ahora contraponer dos: Democracia Delegativa vs Democracia Representativa.
A continuación esbozare un breve pero no menos abarcativo análisis sobre la primera de ellas.
El Articulo 22 de nuestra Constitución Nacional comienza diciendo:

“El pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de sus representantes y autoridades creadas por esta constitución (…)”[1].Con esto,  la Carta Magna establece la representatividad como uno de los caracteres de la forma de gobierno (ya expuesto también en el artículo primero), lo cual produce el fenómeno que en boca de Bernand Manin sería: 
“Los gobernantes no son solamente individuos distintos que ocupan una posición…