Ir al contenido principal

¿NADIE MENOS? (Por Ezequiel Espina)

El domingo 10 de septiembre en la ciudad de San Rafael, Julieta Silva, atropelló y mató a su pareja Genaro Fortunato. 

Tanto medios como personas manifestándose por redes sociales utilizaron el caso para afirmar que la violencia de género es una problemática que debe hacerse extensiva a los varones, tergiversando de algún modo el lema del colectivo feminista de "ni una menos".


¿Por qué este crimen no es un caso de violencia de género?

En primer lugar, debemos considerar que se realiza una "inflación penal" en cuanto se pretende hacer recaer en esta figura un homicidio perpetrado por un género contra otro, cuando el contenido de la norma pretende castigar a quien comete el delito fundándose en una cuestión de género. Esto quiere decir que el mero hecho de que una persona mate a otra de otro sexo no configura un delito por violencia de género. 

En segundo lugar, hacer extensible la problemática de la violencia de género a los varones resulta una postura poco crítica frente a la realidad en la que vivimos. El femicidio resulta ser el último eslabón de una serie de injusticias que no solo engloba el maltrato físico y verbal sino también la precarización laboral, la falta de oportunidades en razón de género y la presión social de los estereotipos machistas.

Difícilmente los hombres podamos sostener que estamos en un plano de desigualdad por el género, si por razones económicas, sociales, raciales o religiosas, que hasta son factores por los cuales las mujeres también son discriminadas, aunque a ellas las afecta un factor más: el género.

Consideró entonces que el homicidio en cuestión es terrible, es reprochable el acto, pero de allí a plantearlo como un problema de género es un error garrafal. Más aún si intenta opacar una lucha justa de un colectivo que busca reivindicar los derechos de un sector fuertemente oprimido por una sociedad machista...

Comentarios

Entradas populares de este blog

El concepto de SOCIALIZACION en Pedagogía (Por Gastón Coronel)

Para cualquiera que se acerque a algún estudio humanístico es frecuente encontrarse con conceptos que aparentan ser obvios, pero que resultan muy difíciles de comprender. Ya sea porque abarcan muchas variables con su significado, o porque tienen varios significados posibles; de manera que, estudiemos Filosofía, Psicología, Sociología, Derecho, Pedagogía, o cualquier otra disciplina humanística, no escaparemos a ciertos conceptos que les son comunes y nos complican bastante el acceso a su conocimiento. Generalmente, la dificultad de estos términos radica en su origen; es decir, cada concepto característico de éstas áreas de saber tiene su origen en alguna discusión en la que por lo general participaron dos o más corrientes de pensamiento, y esas miradas encontradas plasmaron de modo diverso alguna variante del significado en cuestión. Uno de estos conceptos tan controversiales es el concepto de SOCIALIZACION, y ya sea que hablemos de la familia, de la escuela, de las instituciones de …

ABORTO: IMPLICACIONES DEL NUEVO CÓDIGO CIVIL... (Por Ezequiel Espina)

Si bien la discusión en torno al debate sobre el aborto se centra puntualmente en la órbita del Derecho Penal, la realidad es que existen vertientes de interés para discutir frente al posible impacto o injerencia en y de otras ramas de nuestro Derecho. El objetivo del presente escrito es iniciar una reflexión y debate de algunos de los institutos del nuevo Código Civil y Comercial que hacen a pensar con más profundidad la cuestión de la despenalización. En primer lugar, existen variaciones sustanciales respecto del comienzo de la existencia humana, aunque se siguen los mismos principios contenidos en la legislación anterior, a saber el actual Artículo 19 establece: “La existencia de la persona humana comienza con la concepción.” La modificación introducida (el artículo 70 del antiguo código establecía “desde la concepción en el seno materno”) no hace distinción en cuanto al origen de la concepción, sea entonces dentro o fuera del vientre materno. De tal forma, la primera polémica gira…

Democracia y delegación de Poder (Por Ezequiel Espina)

Si bien se desprende de su misma definición, cuando hablamos de DEMOCRACIA,  hacemos alusión al "gobierno del pueblo", pero agotar allí el análisis de la etimología obviando la esfera que podríamos llamar "ontológica" sería un error a mi criterio. Un sin fin de discusiones sobre el modo de ejercer dicho poder, pero quisiera ahora contraponer dos: Democracia Delegativa vs Democracia Representativa.
A continuación esbozare un breve pero no menos abarcativo análisis sobre la primera de ellas.
El Articulo 22 de nuestra Constitución Nacional comienza diciendo:

“El pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de sus representantes y autoridades creadas por esta constitución (…)”[1].Con esto,  la Carta Magna establece la representatividad como uno de los caracteres de la forma de gobierno (ya expuesto también en el artículo primero), lo cual produce el fenómeno que en boca de Bernand Manin sería: 
“Los gobernantes no son solamente individuos distintos que ocupan una posición…